Translate

 

Multiaventura en camping

Centro de Vacaciones: bungalows, camping, apartamentos y hoteles cerca de Ainsa, Ordesa y Guara (Pirineo Aragonés).


Ligüerre de Cinca es un pueblo de origen medieval. Abandonado por la construcción del embalse de El Grado. En 1.986 fue cedido a la Unión General de Trabajadores (UGT) que dedica, a través de la Fundacion Ligüerre de Cinca, sus mejores esfuerzos a su rehabilitación para usos turísticos, sociales y agropecuarios.

Este proyecto desarrolla una bonita historia: recuperar el lugar en el que vivían los antiguos habitantes y también de lo que vivían, el cultivo de la tierra.  

Situado en la provincia de Huesca,  comarca de Sobrarbe a corta distancia de Ainsa, Torreciudad,el Parque Nacional de Ordesa, el valle de Pineta, Cañón de Añisclo y la  Sierra de Guara, donde la práctica de deportes acuáticos y de aventura en el propio Centro complementan la oferta turística.


La combinación de ocio, tranquilidad, conocimiento de la naturaleza.... hacen del Centro de Vacaciones de Ligüerre de Cinca un destino ideal en el Pirineo Aragonés.

El Centro de Vacaciones está compuesto por dos núcleos distantes 2 km.: el antiguo "Mesón de Ligüerre" y el "Pueblo de Ligüerre de Cinca".  Ambos entornos unidos por el embalse de El Grado, y por  el desarrollo del Proyecto Agrícola , en el que destacan las viñas y los olivos.

En el "Mesón de Ligüerre" se encuentran los bungalows, bengalis, camping y Hotel La Panadería mientrás que en el "Pueblo de Ligüerre de Cinca" están situados los apartamentos, el Hotel Casa Broto y Hotel Casa Sebastián.

Una reflexión sobre lo que os ofrecemos....hay que leer un poquito pero merece la pena:

Hoy en día, especialmente en las grandes ciudades, el contacto con la naturaleza se ha perdido prácticamente y cada vez es más difícil ir distinguiendo el paso o cambio de las estaciones, ya no sólo por el dichoso “cambio climático” sino porque en un entorno donde predomina el asfalto y el ladrillo es muy difícil apreciar la caída de las hojas de los árboles o la floración de las plantas.

La mayoría de nosotros vivimos en un piso de mayor o menor tamaño, integrado en un edificio con mayor o menor número de plantas y vecinos. En muchas ocasiones, uno tiene la sensación de estar frente a una especie de colmena humana donde no  existen espacios verdes donde respirar o “escapar” de esas cuatro paredes.

Para intentar compensar esta falta de contacto con la naturaleza son muchos, cada vez más, los que en su tiempo de ocio huyen de la ciudad en busca de aire fresco y de entornos más agradables.

Muchos quedan decepcionados, porque el lugar donde pensaban disfrutar de la naturaleza se encuentra totalmente abarrotado de gente debido a su accesibilidad. Otros, encuentran el lugar soñado, donde desconectar y cargar pilas, pero la experiencia tiene las horas contadas y se reduce a una jornada de domingo o en ocasiones, los más afortunados, a un fin de semana.

Por tanto, si buscamos descubrir esa naturaleza casi olvidada ¿por qué nos empeñamos año tras año en elegir para nuestras vacaciones un alojamiento donde estamos igual de “enclaustrados” que en nuestra casa? .No sería más lógico intentar romper con esa monotonía y probar con algo nuevo?. Esto es lo que ofrece Ligüerre de Cinca, algo nuevo.

Pese a que el proyecto de rehabilitación de Ligüerre lleva 25 años en marcha hemos creado un modelo de turismo nuevo vinculado a la naturaleza, el descanso, el patrimonio y la cultura.


¡Por fin un lugar donde las cuatro paredes dejan de ser de ladrillo! Un alojamiento que además de permitirnos descansar o visitar nuevos lugares, nos da la ocasión de disfrutar y descubrir los sonidos, colores y olores de la naturaleza…Y es que, sentarse en el porche de un bungalow, bajar a la calle desde un apartamento dejando la puerta abierta, descubrir un rincón de nuestros hoteles o despertar en el camping, son actos, a los que apenas prestamos atención, pero perfectos para disfrutar de todo lo que la naturaleza nos concede.

En los ojos de un niño, todo esto se magnifica mucho más. Y más ahora, en el que el ocio infantil se hace cada vez más de puertas para adentro y además de forma individualizada. Poder correr libremente por el pueblo, vivir en una casita de madera, entrar y salir, jugar con otros niños, buscar saltamontes o alimentar y perseguir a los gatos es algo que en Ligüerre de Cinca se puede hacer.

Os animamos, a la hora de planificar vuestro viaje, a hacer un ejercicio de reflexión y analizar si queremos seguir haciendo lo mismo de siempre o si deseamos vivir una experiencia que seguro, será inolvidable…. En Ligüerre de Cinca os proponemos esa experiencia, incluso a los que ya nos conocéis. Descubriréis y participareis de la nuestra, haber hecho realidad una bonita historia: “La vuelta a la vida de un pueblo abandonado”.

Gracias por la lectura de esta reflexión.  Curiosear toda nuestra web. Seguirnos en las redes sociales. Visitarnos. Opinar de nosotros (bien o mal, mejor bien...ehhhhh). Proponernos y consultarnos cosas (enviarnos muuuuchos correos).

Centro de Vacaciones de Ligüerre de Cinca

Vídeo relacionado