Solicitamos su permiso para aceptar el uso de cookies. OK | Más información

Rutas temáticas de Asturias Destacado

Valora este artículo
(1 Voto)

Asturias es una comunidad autónoma poco extensa, sin embargo, la cantidad de rutas que existe es abrumadora. Como de costumbre, te indico sólo algunas de las que más nos han gustado.

Ruta de los Ferreiros

El río Eo articula una Reserva Mundial de la Biosfera: Oscos-Eo. En la margen asturiana, están Taramundi y tres concejos: Santa Eulalia de Oscos, Villanueva de Oscos y San Martín de Oscos.

Son pueblos de fraguas y de herreros, de huertos y de vida sencilla. Es una maravilla pasearlos.

Un dato: el turismo rural en Asturias nació en Taramundi, lo que puede darte una idea de su riqueza etnográfica.

En Taramundi descubrirás la iglesia de San Martín y el Carbayo do Poyo (una talla curiosa, hecha en madera).

A 1 km (puedes ir a pie), está el Museo de la Cuchillería Tradicional, donde recorres la historia y las técnicas de elaboración.

También a 1 km, en dirección a Mazonovo, está el Museo de los Molinos (dicen que es el mayor de España).

A 4 km, se encuentra el conjunto etnográfico de Os Teixois, un caserío que posee numerosos ingenios hidráulicos: desde un mazo a una rueda de afilar.

En Villanueva de Oscos se encuentra el Monasterio de Santa María (siglo XII). En Santa Eufemia, puedes visitar el Ecomuseo del Pan (abierto en verano y Semana Santa) para conocer todo su proceso productivo.

En San Martín de Oscos está la Casa de los Guzmanes, la iglesia parroquial y el Palacio de Mon.

En Ferreirela de Baxo está el Museo de la Casa Natal del Marqués de Sargadelos y, a 3 km, la herrería del Mazonovo.

También puedes llamar a la puerta de los antiguos talleres tradicionales de navajas, ya que muchos de sus propietarios hacen demostraciones para los viajeros.

Ruta Indiana

La desembocadura del río más largo de Asturias, el Nalón, es a la vez nexo de unión y frontera natural entre Pravia, Soto del Barco y Muros de Nalón.

Es tierra de agricultores, de pescadores y de indianos que dejaron, en la ostentación de sus villas, el reflejo de su éxito en América.

La incursión en la comarca empieza por Pravia, donde puedes visitar su conjunto histórico, declarado Bien de Interés Cultural.

Recomendable: la Colegiata, el Palacio de Moutas, la plaza y las casas de los canónigos y la del ayuntamiento (con el edificio consistorial y algunas casas palaciegas).

En Santianes puedes visitar su iglesia Prerrománica (siglo VIII) y su museo.

En Soto del Barco puedes ver el Teatro Clarín, la casa consistorial y el conjunto de La Magdalena (una serie de casas de indianos).

San Juan de la Arena es un puerto pesquero y conserva una original lonja de principios del siglo XX.

En Somao destaca la cantidad de edificios de estilo indiano: la Casa de la Torre, la galería de arte Opera Omnia y sus hórreos y paneras.

En Muros de Nalón puedes admirar la fachada del Ayuntamiento, la Casa de la Cultura, la iglesia parroquial y el palacio del Marqués de Valdecarzana.

Es interesante hacer una excursión por la ruta de los miradores, que parte de la playa de El Aguilar y atraviesa la rasa costera para terminar en las piscinas de agua salada de San Esteban de Pravia, con una panorámica de la desembocadura del Nalón.

Ruta del Prerrománico, Oviedo y los Valles del Oso

Oviedo es, básicamente, señorial, pero, para conocer el Prerrománico en Oviedo, debes ir a La Foncalada (en la calle Gascona) y a San Julián de los Prados (en la calle Selgas).

Después, es necesario ascender al monte Naranco para descubrir Santa María y San Miguel de Lillo.

Desde Oviedo, puedes visitar el pueblo de Las Caldas (conocido por sus aguas termales y por el golf), a través de la senda de Fuso de la Reina, que comienza en el Parque de Invierno y tiene una longitud de 16 km (ida y vuelta).

Ruta de la Costa de los Dinosaurios

Dicen que esta tierra costera estaba habitada por dinosaurios. Villaviciosa y Colunga son dos municipios de la costa oriental conocidos por sus playas, por la sidra y por su patrimonio, pero también, por las icnitas de esos seres prehistóricos.

Desde Villaviciosa, que es un pueblo que combina la arquitectura más actual con edificios señoriales, puedes ir hacia el oeste (por la AS-256) para recorrer los primeros yacimientos de icnitas.

La primera parada es en la playa de Merón (a la que se accede por la desviación de Argüero), donde se conserva el rastro de un saurópodo, formado por veinte huellas.

Vale la pena desviarse un poco para conocer el pintoresco pueblo marinero de Tazones, declarado Conjunto Histórico.

En Lastres encontrarás el Museo Jurásico, situado sobre una colina de vistas privilegiadas.

En la playa de La Griega (a 1 km del museo) se esconde el primer yacimiento que se descubrió en Asturias, con la huella del saurópodo más grande del mundo.

Ya que estamos aquí, vale la pena una visita a Lastres, un puerto pesquero enclavado en plena ruta de los dinosaurios.

Ruta castreña y el Parque Histórico del Navia

El Parque Histórico del Navia mezcla dos tipos de territorios: el marino y la montaña.

Esta ruta comienza en Tapia de Casariego, en un centro de interpretación situado en la Casa de la Cultura y que gira entorno a las casas palaciegas.

Desde Tapia parte un tramo de la senda costera hacia Viavélez.

También es posible cubrir sólo parte de la ruta, hasta el Monte Mirayos, para descubrir el Mirador de Campo Longo y, en Valdepares, el Mirador de La Atalaya.

En Ortiguera, puedes visitar una ermita del siglo XVII y un monumento a los hombres del mar, además de tener una visión ilimitada del puerto y de la ría de Navia.

Vale la pena hacer una parada en el castro de Mohías, ejemplo de asentamiento castreño en el occidente de Asturias.

En Navia, puedes ver el Ayuntamiento, la iglesia de Nuestra Señora de la Barca, la muralla medieval y la Casa de Coaña.

La carretera local NV-2 conecta Navia con la playa de Frexulfe, un monumento natural digo de una visita.

Puerto de Vega es una villa conocida por la belleza de su muelle, de sus casas solariegas y por ser otra zona de entrada al Parque Histórico.

A 7 km de Navia, en dirección a Boal, está el Castro de Coaña, un yacimiento en el que se conservan ochenta cabañas protegidas por una gruesa muralla.

En Oneta, a 2 km del pueblo, se encuentran tres cascadas de espectacular belleza que toman el nombre del pueblo.

En Valdedo se encuentra el Centro de Interpretación de los Paisajes Protegidos de Montaña.

Boal es tierra de miel. A sólo 2 km de la villa, se encuentra la Casa de la Apicultura y 4 km más está el Castro Pendia.

A 25 km se encuentra San Esteban de los Buitres en Illano, un pueblo cuyo nombre es más largo que el pueblo, pero con un patrimonio declarado Bien de Interés Cultural.

En Pesoz, en el núcleo de Argul, se conserva una singular arquitectura.

Grandas de Salime es otra zona de entrada al Parque y es visita obligada el Museo Etnográfico. A 7 km de la capital del concejo, está el Museo del Chao de Samartín, junto al castro que le da nombre.

Este yacimiento es uno de los más importantes de la región. El Castro de Samartín tiene vestigios del año 800 A.C.

Ruta de la Viticultura

Los viñedos asturianos están enclavados en terrazas ganadas a la montaña.

Cangas del Narcea es la capital del vino del Suroccidente de Asturias. En sus calles, encontrarás su pasado medieval, el orgullo de los indianos y un museo que muestra la producción vinícola.

Puedes visitar la iglesia de Santa María Magdalena, los palacios de Omaña y Pambley, la capilla del Carmen, el Museo del Vino y su puente romano.

En Corias, se levanta un monasterio del siglo XI, que hoy es en Parador Nacional.

A pocos kilómetros se encuentra el Santuario de La Virgen del Acebo, patrona de los Vaqueiros De Alzada.

Cerca de Cangas del Narcea está la Reserva Integral Natural de Muniellos.

En Degaña verás construcciones típicas de planta baja, un portalón por el que accedía el ganado y la Iglesia de Santiago (siglo XIV).

Cerredo es una villa minera, con restos arqueológicos industriales y con la iglesia de Santa María (siglo XIV).

Recomendable: el Conjunto Etnográfico de Casa Florencio.

En El Rebollar y en El Corralín, puedes ver restos de una explotación aurífera romana.

San Antolín de Ibias alberga una iglesia del siglo XI y un Centro de Interpretación de la Palloza (construcción típica de la zona).

Desde la plaza del Ayuntamiento parte la Ruta das Pallozas de Santiso (de 14 km, 5 horas a pie). A lo largo de este camino descubrirás pallozas, hórreos con techos de paja y caminos con sombra, gracias a emparrados de viña a modo de pérgola.

Ruta de la minería

Decir Nalón es hablar de la cuenca del carbón. De modo que, en su valle, descubrirás los restos del patrimonio arqueológico industrial, aunque también disfrutarás de su arquitectura, de su gastronomía y de un parque natural declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco.

Sama de Langreo y La Felguera son uno de los mejores ejemplos del pasado industrial.

Vale la pena conocer el Museo de la Siderurgia (MUSI), situado dentro de una torre refrigerante de 45 metros, en el polígono de Valnalón.

El otro museo que vale la pena es el Ecomuseo de Samuño, un complejo expositivo en el antiguo Pozo San Luis, que incluye un recorrido de 2 km en un tren minero.

La Pinacoteca Municipal Eduardo Úrculo, abierta en un antiguo matadero de 1919, es otro centro de referencia.

Además, Ciaño guarda varias joyas, como el conjunto de la Torre de la Quintana y la Casa de los Solís (siglo XIV) y la Casa de la Buelga (edificio barroco).

En El Entrego, se encuentra el Museo de la Minería (MUMI), que cuenta con la reproducción de la boca de un pozo de carbón y de la "jaula" en la que bajaban los mineros a las entrañas de la tierra.

En La Pola de Laviana se encuentra el Santuario de la Virgen del Otero (siglo XV) con un curioso retablo barroco.

A menos de 2 Km están Entralgo y la Casa Natal de Armando Palacio Valdés, una casona rural del siglo XVII.

Rioseco, está en Sobrescobio, concejo donde está el Parque Natural de Redes. El pueblo es la sede del Centro de Recepción e Interpretación del Agua.

Soto de Agues es el punto de partida de la Ruta del Alba, una popular senda montañera, de unos 14 km (ida y vuelta).

Un agradable paseo, para hacerlo con niños, es el entorno de la Cueva Deboyu, una cavidad kárstica excavada en la roca por el río Nalón y situada junto a Campo de Caso.

En cuanto a la gastronomía, el queso Casín se ha convertido en un referente y, diferentes productores, ofrecen rutas guiadas por sus queserías.

Ruta del Camín Real de la Mesa

El Camín Real de la Mesa fue una de las vías de comunicación más importantes que utilizaron los romanos para entrar en Asturias.

La incursión al Camín comienza el concejo de Las Regueras, famoso por la belleza del Monumento Natural de los Meandros del Nora y por las Termas Romanas de Valduno.

La mejor opción para conocer estas tierras es adentrarse por la ruta con la que comparten nombre: la Senda del Oso.

Construida sobre una caja de ferrocarril es apta para todos los públicos y está salpicada de áreas recreativas.

Dispone de dos ramales que se pueden recorrer a pie o en bicicleta. El original es el de Tuñón a Entrago, que mide casi 20 km.

Cerca de la parte final parte otro brazo hacia Quirós que añade cerca de 13 km más.

La excursión puede completarse con la visita al Cercado Osero, ubicado dentro de la senda, en la que existe un recinto en el que viven osos en cautividad.

Desde San Martín, se eleva por encima de los 1.000 metros de altitud el Puerto de Marabio, formado por una extensa pradería de montaña.

Junto a la Ermita de Santa Ana hay espacio para dejar el coche y pasear o, para realizar una ruta circular que se completa en tres horas.

Más adelante, en la carretera de Marabio, está Villabre. En la capital de Yernes y Tameza residen ya menos de un centenar de vecinos, pero se conservan intactas las construcciones típicas de la alta montaña.

En La Pola, está el Centro de Interpretación y Recepción de Visitantes del Parque Natural de Somiedo y el Ecomuseo de Somiedo.

En Belmonte de Miranda encontrarás el Aula del Oro.

Grado tiene un conjunto histórico artístico protegido, en el que destacan el Palacio de Miranda-Valdecarzana, los restos de la muralla, las capillas y los palacetes de indianos.

En San Román de Candamo, puedes visitar la Cueva de La Peña, que alberga pinturas de arte rupestre.

Ruta de la Sidra

Dicen que Estrabón, el geógrafo, viajero y escritor griego, citó (en el siglo I D.C.) en un libro sobre la Península Iberia, el zythos, quizá, el primer antecedente de la actual sidra asturiana.

Nava, con su Museo de la Sidra, es el punto de partida. El equipamiento, situado en pleno casco urbano, permite seguir el ciclo de producción de la sidra: desde la recogida de la manzana a la tradicional espicha en la que se canta tonada, se come de casa y se bebe el mejor ‘palu’.

La parte expositiva contiene instalaciones interactivas. Completada esa visita, un paseo por la villa te mostrará sidrerías, antiguos lagares, la iglesia de San Bartolomé y el Ayuntamiento.

En las inmediaciones de Fuensanta, a menos de 4 km de Nava, se asienta el Palacio-Casa Fuerte de la Ferrería (siglo XIV) y parte el itinerario de Les Foces del Río Pendón.

En Martimporra puedes visitar el Palacio del Marqués de Casa Estrada y, en Sariego, las iglesias románicas de Santa María de Narzana y de Santiago El Mayor.

De Nava a Villaviciosa, por la AS-335, pasando por Cabranes, encontrarás otros centros neurálgicos de la sidra.

En Piñera, encontrarás la Casa-Museo de la Cerámica Popular Asturiana.

No te pierdas una visita a Torazu, ni un paseo a través del tiempo con la exposición del Museo de la Escuela Rural en Viñón.

En Villaviciosa, debes conocer el parque de La Ballina, los restos de una muralla medieval, la Casa de José Caveda y Nava, el Mercado de Abastos, la Casa-Palacio de Los Valdés y el Teatro Riera.

En este concejo, se ofrecen visitas guiadas a las pomaradas de manzanos de sidra y también a lagares, donde comprobarás el éxito de la última cosecha.

Valdediós, al sur de Villaviciosa, cuenta con un monasterio y una iglesia Prerrománica extraordinarios.

En Argüero, está el Ecomuseo del Asturcón, una raza de caballo rústico típica asturiana.

Ruta de los cabos: De Vidio a Busto

Valdés y Cudillero, son tierra de marineros y de vaqueiros; son la mezcla más auténtica de mar y de montaña que se puede encontrar en el corazón de Asturias: brañas, puertos y casas colgadas sobre precipicios imposibles.

Cudillero es uno de los puertos más pintorescos y tiene un "anfiteatro" de viviendas.

En Soto de Luiña, puedes visitar el conjunto formado por la iglesia de Santa María y la Casa Rectoral, declarados Bienes de Interés Cultural.

En Oviñana, verás el Cabo Vidío, con acantilados de 80 metros de altura y un curioso faro.

En Valdés, cuya capital es Luarca, debes visitar la Reserva Natural de Barayo. El paisaje aúna la playa, un sistema dunar y unas marismas ligeramente salinas.

En Luarca encontraremos zonas diferenciadas: la zona más antigua, la marinera (con sus tres barrios típicos: el Cambaral, la Carril y la Pescadería), la zona burguesa (donde están el Ayuntamiento, el parque, el Círculo Liceo y algunas construcciones modernistas) y la zona indiana.

El Camino de Santiago en Asturias

El éxito del milagro compostelano fue extendiéndose por toda la cristiandad del momento. La masiva afluencia de peregrinos puso en funcionamiento, de nuevo, las viejas vías romanas que cruzaban Asturias.

Los peregrinos también hicieron que progresara la “hostelería” del momento y la fundación de hospitales, malaterías (para atender a los leprosos), ermitas, iglesias, monasterios y centros religiosos, durante los siglos IX, X y XI.

Las veredas, los pasos, las sendas (algunas en desuso) fueron abriéndose a los romeros y, al Camino Primitivo, se incorporaron otras rutas. La principal de estas vías fue El Camino del Norte o Camino Costero

Tanto el Camino Primitivo como el Costero (incluyendo la desviación desde Villaviciosa a Oviedo) y el del Salvador, están declarados Bien de Interés Cultural.

Otros caminos del norte son:

El que desde Oviedo enlaza con el Camino Costero a través de San Claudio, Arlós y Avilés.

El que de Covadonga y Abamia volvía hacia Les Arriondes, L’In estu, Nava, La Secada/La Secá, La Pola Siero y Oviedo.

Cuando el camino castellano-leonés cobró auge, a partir del siglo XII, se convirtió en los ramales que conducían a la visita a San Salvador de Oviedo (siendo el más importante de ellos el que entraba por Arbás y seguía por Payares), La Pola (Lena), Ujo/Uxo, Mieres del Camín, Olloniego, La Manjoya y Oviedo.

Los de salida y entrada en Asturias: de Oviedo a Trubia y el Monsacro (donde se cree que estuvieron las reliquias de El Salvador, antes de su traslado a la Cámara Santa), Tuñón, Proaza, La Plaza (Teverga) y el Puerto Ventana.

Otro ramal a considerar entraría en tierras alleranas desde Puebla de Lillo por San Isidro y, pasando por Col.lanzo, Cabanaquinta/ Cabañaquinta y Morea/Moreda, enlazaría con Ujo/ Uxo para llegar,  finalmente, a Oviedo.

En el Camino de Santiago, por Asturias, puedes disfrutar de otros espacios declarados Patrimonio de la Humanidad: El Arte Rupestre de la Cornisa Cantábrica (El Pindal, Tito Bustillo y la Cueva de la Peña son visitables) y los Monumentos de Oviedo y del Reino de Asturias (el arte Prerrománico Asturiano).

 

Suscríbete al boletín

Comentarios