Solicitamos su permiso para aceptar el uso de cookies. OK | Más información

Qué ver en Segovia Destacado

Valora este artículo
(10 votos)

Cuando llegues a Segovia, enseguida te darás cuenta de que, por su plano, estás en una ciudad de origen medieval. Por su plano, y por la cantidad de monumentos de esta época; no en vano, Segovia está declarada Patrimonio de la Humanidad.

Qué ver y qué hacer en Segovia

El Acueducto

Es una construcción de granito con 2.000 años de historia (no se sabe cuándo se construyó, si en el siglo I o en el siglo II), situada en pleno centro de la ciudad.

Lo curioso del Acueducto es que se construyó sin utilizar argamasa para unir los sillares.

La plaza mayor

En esta plaza están el Teatro Juan Bravo y la iglesia en la que, según dicen, Isabel de Castilla se coronó reina.

La Catedral

La Santa Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos de Segovia, más conocida como la Dama de las Catedrales, fue la última catedral de estilo gótico construida en España.

Si quieres visitar el interior (vale la pena) tendrás que pagar, salvo que vayas un domingo por la mañana (cuya entrada es gratuita).

El alcázar

Tiene una curiosa forma de barco y está situado justo en el punto en el que el río Clamores confluye con el río Eresma.

Inicialmente fue una fortaleza, pero ha servido como palacio real, academia militar, prisión y centro de artillería.

La visita (de pago), te evocará tiempos de los Reyes Católicos.

La Judería

Es un entramado de callejuelas que, finalmente, te conducirán hasta la parte trasera de la catedral y hacia el mirador que te permite ver El Pinarillo (un antiguo cementerio judío).

La judería vieja fue el barrio al que enviaron a todos los judíos de la ciudad, en tiempos de los Reyes Católicos.

La Sinagoga Mayor

Es la sinagoga que mejor se ha conservado, de las cinco que existieron en la aljama judía de Segovia, precisamente, porque en el siglo XV la convirtieron en iglesia católica.

Actualmente es el convento del Corpus Christi.

La Casa de los Picos

Su nombre le viene por tener, en su fachada, 600 (y pico) picos de granito. Destaca también, el patio renacentista.

Iglesia de la Veracruz

Es una preciosa iglesia románica de planta dodecagonal.

La iglesia de San Martín

Es una bonita iglesia románica. A destacar, su retablo dorado y policromado.

El Torreón de Lozoya

La construcción medieval corresponde a una casa-fortaleza, de la que impresionan, la torre y la entrada al edificio.

El paseo de la Alameda del Parral

El paseo recorre la orilla del río Eresma desde la base del Alcázar hasta el barrio de San Lorenzo.

Es un paseo arbolado perfecto para descansar, un poco, los doloridos huesos y, disfrutar de la tranquilidad y del murmullo del agua.

Casa de la Moneda de Segovia

La Real Casa de Moneda se encuentra situada en un sitio precioso (elegido por el rey Felipe II en 1583, extramuros de la ciudad fortificada y declarado Paraje Pintoresco), en el Valle del Eresma junto al Monasterio de Santa María del Parral y, con magníficas vistas del Alcázar.

La casa de Antonio Machado y de Leonor

La Casa-Museo de Machado es una vivienda tradicional utilizada como pensión durante el siglo XIX. Está situada en el centro histórico y dicen que fue la casa en la que vivió el poeta Antonio Machado entre 1919 y 1932.

Monasterio del Parral

El Monasterio del Parral es un edificio monástico del siglo XV, situado a las afueras de Segovia (junto al río Eresma) y pertenece a la orden de los Jerónimos.

Si tienes tiempo, a unos 15 minutos de Segovia en coche, vale la pena acercarse a ver los Palacios de La Granja, de Riofrío y la Real Fábrica de Cristales.

Para conocer más lugares, visita: Rincones de Castilla y León

Gastronomía de Segovia

Si te gusta la gastronomía, en Segovia tendrás la boca salivando todo el día, por el olorcillo de los platos típicos que te hacen la boca agua.

Es verdad que cuando llegas a Segovia, lo primero que te viene a la mente (y al estómago) es el cochinillo y el camarero cortando el cochinillo, con un plato.

Sin embargo, la gastronomía segoviana encierra otras sorpresas:

Cochinillo asado, cocinado con aceite de oliva, cebolla, ajo, almendras, tomillo, orégano, laurel y un poco de vino blanco.

Cordero de Sepúlveda, cocinado con pierna de lechal, cebolla, manteca de cerdo, orégano, vinagre, zumo de un limón, agua y vino blanco.

Perdiz a la segoviana, cocinada con perdiz, zanahorias medianas, pimientos, puerro, tomate, cebolla, ajo, cebollitas de guarnición.

Conejo segoviano, cocinado con conejo troceado, cebollas, ajo, pan, canela, aceite de oliva virgen, sal y pimienta molida.

Trucha, cocinada con jamón serrano, limones, aceite de oliva virgen, harina, ajo, sal y pimienta molida.

Judiones de La Granja, cocinados con oreja de cerdo adobada, cebolla, pimentón dulce, jamón, chorizo, laurel y sal.

Patatas guisadas con chorizo, cocinadas con patatas tiernas, cebolla, pimiento verde y rojo, chorizo picante de Cantimpalos, ajo, laurel y pimentón dulce de la Vera.

Setas a la segoviana, hechas con setas de cardo, lomo de cerdo, jamón serrano, ajo, cebolla tierna, laurel, tomillo y vino blanco.

Ponche segoviano, hecho con bizcocho, huevos, harina, azúcar, almíbar, agua y un chorrito de ron.

Florones, hechos con huevos, harina, leche sal, aceite y azúcar.

Folclore y tradiciones de Segovia

Costumbres

En Segovia, llaman la atención una serie costumbres curiosas. A saber, por ejemplo:

El esgrafiado es uno de los elementos característicos de la arquitectura segoviana.

Es de origen árabe y consiste en una decoración de carácter geométrico que se aplica sobre las fachadas.

Otra peculiaridad que te llama la atención es la manera de colocar las tejas segovianas: sin encabalgar.

Dos oficios casi desaparecidos son los resineros (dedicados a extraer la mierra del pino negral) y los gabarreros (que se encargan de agrupar las leñas muertas de los montes comunales de pino silvestre de El Espinar, Valsaín y Navafría).

Los aperos como el trillo de Cantalejo, junto con las cribas, los arneros y las medias fanegas, dieron lugar a la creación de una jerga popular llamada "la gacería", aunque ya forman parte del pasado.

Segovia, Cantalejo, Turégano y Fuentepelayo albergaron en su día célebres ferias de ganado. En Navafría, en noviembre, se celebra una feria caballar.

El torno de ballesta fue un aparato mecánico que tenían en todas las casas de Riofrío de Riaza, para hacer, en madera de roble, mástiles para herramientas, sillas torneadas, bolos o palos de danza.

La matanza del cerdo sigue presente en muchas casas del ámbito rural. Y en la capital, ventas, mesones y barrios celebran sus matanzas.

Los juegos como la pelota, los bolos, el chito o la calva son algunos de los juegos tradicionales que van quedando relegados, sólo, a las fiestas populares.

Folclore

Respecto a la música folclórica, los grupos de danza de paloteos (presentes en los pueblos de la provincia), actúan como dinamizadores de las fiestas, en casi todas las romerías.
En la actualidad, abundan tanto las dulzainas como los dulzaineros y son muchos los pueblos que celebran concursos de interpretación.

Los festivales Folksegovia y Folkuéllar, en junio y julio respectivamente, son un claro exponente del folklore segoviano.

Fiestas

La provincia de Segovia abre el año con dos fiestas: la de los Quintos de Otero de Hereros (correr las cintas), que coincide con el día de Reyes y el día 20 de enero, la de San Sebastián, en Navafría.

Pero la fiesta más popular del invierno segoviano es Santa Águeda, que celebran las mujeres de muchos pueblos y barrios de la capital.

En Zamarramala, la mujer toma, simbólicamente y por un día, el bastón de mando. Actividades: tremolar de banderas, quema del pelele, reparto de tajada de chorizo y bailes populares.

Mayo y junio es el mes de las romerías. La Virgen del Bustar (en Carbonero), la del Pinar (en Cantalejo), la de Rodelga (en Mozoncillo), la de Hornuez (en Moral), la de Salcedón (en Lastras de Cuellar), El Padre Eterno (en Estebanvela), etc.

San Juan y San Pedro son las fiestas de la capital: con hogueras, bailes populares, actuaciones y desfiles de gigantes y cabezudos.

En agosto y septiembre se celebran la mayoría de las fiestas patronales de los pueblos.

El primer domingo de agosto se celebra la Romería del puerto de Malangosto, en homenaje al Arcipreste de Hita, con representaciones teatrales.

Las fiestas del barrio de San Lorenzo en la capital, el día 10 de agosto, tienen una especial capacidad de convocatoria y un espíritu participativo.

El día 25de agosto, San Luis, en La Granja de San Ildefonso, tiene lugar la gran judiada con unos 8.000 comensales.

El 7 de septiembre, Santa María la Real de Nieva celebra las fiestas de los Cirios en honor de Nuestra Señora de la Soterraña.
Y el tercer sábado, en El Espinar, la fiesta del Teo: baile con hoguera en la plaza de la Corredera y, de amanecida, se va a buscar al Cristo del Caloco a su ermita.

El 25 de octubre, ya de otoñada, Segovia celebra a su patrón: San Frutos.

Al tiempo, en el priorato de las hoces del Duratón, se celebra una de las romerías más animadas y en un paisaje de fábula.

Para conocer más fiestas y eventos, consulta:  Agenda

Alojamientos Recomendados

Experiencias

Otros Alojamientos y Experiencias

     

Suscríbete al boletín

Comentarios

Más en esta categoría: « Qué ver en Avila Qué ver en Soria »