Solicitamos su permiso para aceptar el uso de cookies. OK | Más información

Qué ver en Soria Destacado

Valora este artículo
(5 votos)

Soria es la ciudad de los poetas. Bécquer y Antonio Machado se inspiraron en las raíces de Soria para crear leyendas y misterios …
Vamos, pues, a dar una vuelta por esas raíces sorianas.

Qué ver y qué hacer en Soria 

La Diputación Provincial

Está en la calle Caballeros. Está ubicada en el palacio de los marqueses de Vadillo.

El Palacio de Alcántara

Está muy cerca de la Diputación, es un edificio de inspiración barroca.

La Iglesia de San Juan de Rabanera

También cerca de la Diputación. Es una obra del siglo XII.

La Plaza de San Esteban

Su nombre se debe a una iglesia románica desaparecida. En la plaza verás el Banco de España y el Centro Cultural Gaya Nuño.

En esta plaza estaba la pensión "Las Isidras", donde residió, durante dos años, el poeta Gerardo Diego (Antonio Machado), cuando era profesor de instituto, entre 1920 y 1922.

Alameda de Cervantes

También conocida como “La Dehesa” (porque antes pastaban, por aquí, los rebaños). Es una zona de paseo y de espacios de juegos infantiles.

En el mismo parque de la Dehesa está la ermita de la Soledad.

Museo Numantino

El museo expone colecciones arqueológicas procedentes de toda la provincia.

Iglesia de Santo Domingo

Se considera una de las más bellas muestras del románico en España. Fue construida en la segunda mitad del siglo XII.

Un consejo: intenta visitarla de atardecida.

Aula Magna Tirso de Molina

Está en la calle del Hospicio. Corresponde al antiguo convento de la Orden de la Merced, en el que vivió y murió Tirso de Molina.

Instituto Antonio Machado

Es un ejemplo de la arquitectura jesuítica: sólido, en sillaría y sin adornos.

Palacio del Vizconde de Eza

Fue construido en el S. XII por una de las familias nobles más influyentes de Soria.

Palacio de Don Diego Solier

Es de finales del S. XVI y fue construido poco después del Palacio de los Condes de Gómara, por eso tiene cierto parecido.

Palacio de los Condes de Gómara

Construido entre 1577 y 1592 por el alférez mayor de Castilla, en tiempos de Felipe II.

Palacio Viejo de los Ríos y Salcedo

Es un palacio renacentista del XVI construido en mampostería y sillares.

La calle Aduana Vieja

En esta calle peatonal, además del palacio Viejo de los Ríos y Salcedo, encontrarás el palacio de los Castejones (de estilo plateresco), el palacio de don Diego Solier (del siglo XVI) y el palacio de San Clemente (de la familia Marichalar).

El Collado

Una calle principal, con muchas casonas solariegas y palacios.

La plaza de Bécquer

Es, en realidad, la plaza de Ramón Benito Aceña pero los sorianos la siguen conociendo como la plaza de los Herradores. Aquí vivió Gustavo Adolfo Bécquer.

Es la zona ideal si te gusta comer y cenar revoloteando de barra en barra.

Otra zona de picoteo idónea es la plaza de San Clemente, más conocida como el Tubo.

La plaza Mayor  

Es un espacio de encuentro para los sorianos.

La Plaza Mayor está llena de edificios nobles: la casa de los Doce Linajes (Ayuntamiento), la casa del Común (Archivo Histórico Local), el palacio de la Audiencia (antes, cárcel y ahora centro cultural y teatro) y el palacio de Sotovega.

También puedes ver la torre de doña Urraca y la iglesia de Nuestra Señora la Mayor. Aquí se casaron Leonor Izquierdo y Antonio Machado.

La calle Real

Es una vía importante desde la Edad Media y está, también, repleta de mansiones nobiliarias.

El puente de Piedra

Bajando por la calle de San Agustín encontrarás el puente de Piedra sobre el Duero, que tiene ocho ojos y se construyó durante la repoblación del siglo XIII.

La iglesia del Carmen

Es un templo renacentista. El convento aledaño fue fundado por Santa Teresa de Jesús en 1581.

Concatedral de San Pedro

El primitivo templo románico se alzó en el siglo XII, aunque se reedificó a lo largo del siglo XVI. No obstante, aún mantiene elementos románicos como el claustro, una obra maestra que fue declarada monumento nacional.

Los arcos de San Juan de Duero

Nada más cruzar el Duero encontrarás el convento hospitalario de la Orden de San Juan de Jerusalén, del que pervive una iglesia del siglo XII (ahora alberga la sección medieval del museo Numantino) y el claustro de arcos entrelazados en el que confluyen los más diversos estilos, configurando uno de los monumentos más originales y misteriosos del románico en España y fuente de inspiración de leyendas de Bécquer.

Monasterio de San Polo

Desde el antiguo cenobio de caballeros templarios, parte el paseo más famoso, bucólico y popular de Soria. Lo cierto es que queda poco del antiguo monasterio templario del siglo XIII.

Ermita de San Saturio

Al final del paseo están el Rincón del Poeta y la ermita de San Saturio, patrón de Soria.

Más adelante está la iglesia, construida en el siglo XVIII.

Iglesia del Espino

El elemento más destacado de esta iglesia es la cabecera tardogótica del siglo XVI.

Ermita del Mirón

Aunque la leyenda le atribuye origen visigodo, en este lugar se levantaba una de las 35 parroquias medievales dedicada a Santa María del Mirón.

La casa de los Poetas

Este museo es un espacio expositivo e interactivo dedicado a los grandes poetas que cantaron a Soria: Gustavo Adolfo Bécquer, Antonio Machado y Gerardo Diego.

Si te gusta la literatura, vale la pena la visita a este museo.

Iglesia de San Francisco

Se dice que el convento fue fundado por Francisco de Asís en 1214.

Convento de Santa Clara

Convento fundado en 1224 con la advocación de Santa Catalina, que pronto cambió a Santa Clara.

Por las afueras de Soria

Es recomendable visitar el monte de Valonsadero. En este idílico paraje, poblado por el hombre primitivo hace unos 4.000 años, se han descubierto más de cincuenta paneles pictográficos con pinturas rupestres que representan, en su mayoría, escenas de caza y de pastoreo.

Las ruinas de Numancia, conocida como la “ciudad mártir” por la heroica resistencia que sostuvieron sus habitantes celtíberos ante la invasión de los romanos.

Consulta Rincones de Castilla y León.

Gatronomía de Soria

Debido a que ha sido siempre una tierra de ganados trashumantes, la gastronomía tradicional de Soria está basada en productos obtenidos del ganado vacuno, del ganado porcino y del ganado ovino.

La cocina soriana se basa en una cocina de elaboración sencilla y de una excelente materia prima

Platos que debes probar: Lechazo asado, Somarro de cordero, Caldereta de cordero, Sopa castellana, Sopa de ajo, Migas del pastor, Chanfaina de Soria, Patorrillo, Cangrejos a la soriana, etc.

También hay numerosas elaboraciones con productos de la caza, siendo las perdices y las codornices las reinas de las recetas en escabeche.

Entre los pescados, destaca la trucha.

Y para acompañar tanto manjar, no hay nada mejor que un excelente vino con Denominación de Origen Protegida Ribera del Duero.

En Semana Santa, vale la pena probar la limonada (combinación de vino, cáscara de limón, azúcar y canela).

Además de los platos y de las elaboraciones tradicionales, también hay algunos productos típicos que vale la pena degustar: la morcilla dulce de Soria, el queso de Soria, la mantequilla de Soria, el chorizo de Soria, el torrezno de Soria, la trufa, los níscalos y boletus, etc.

Entre los dulces típicos está la tarta costrada, las rosquillas, los sobadillos, los anisados, las paciencias y las yemas de Almazán, los empiñonados, las rosquillas, etc.

Fiestas y tradiciones de Soria

Fiestas de San Juan

Dividida en doce Cuadrillas, que son herencia de los antiguos barrios repobladores, Soria comienza a celebrar San Juan, días antes de las fiestas propiamente dichas: el Catapán, el Lavalenguas, la Compra del toro, etc.

Los cinco días de San Juan comienzan con el miércoles del Pregón.

El domingo de Calderas está considerado el día grande, celebrándose un desfile de todas las cuadrillas llevando una suerte de maqueta adornada.

Semana Santa

Recientemente declarada de Interés Turístico Regional, esta fiesta religiosa tiene, en Soria, ese carácter sobrio y solemne que estas fechas transmiten en toda Castilla y León.

San Saturio

Dice un refrán soriano que "haga frío o calor, San Saturio el día dos". El 2 de octubre se celebra la festividad del patrón de la ciudad, el santo anacoreta que, según la tradición, vivió en el siglo VI.

Estas fiestas discurren entre actos religiosos, competiciones deportivas, verbenas, comparsas de gigantes y cabezudos, conciertos, etc.

Carnavales

Los carnavales de Soria comienzan con una arraigada tradición: el jueves Lardero, día en el que es típico merendar pan, chorizo y huevo.

El resto de los días transcurren con los habituales desfiles de disfraces, concluyendo esta transgresora fiesta con el Entierro de la Sardina, en el que una escultura de este pescado es quemada y sus cenizas son arrojadas al río Duero.

El casco antiguo se llena de máscaras, de música y de colores durante estos días.

Piñorros

Se llama así al traje tradicional de fiesta soriano, inspirado en el usado en Pinares. El de las mujeres se compone de falda roja con tres cintas negras en la parte inferior, mandil negro bordado, corpiño de raso (también negro) cerrado con broche, camisa blanca, enaguas, medias de punto y zapato de terciopelo negro.

El pelo se suele recoger con una cinta negra. El de los hombres lleva pantalón y chaleco negros, camisa blanca, medias de punto y albarcas. Suelen llevar un faldellín rojo a la cintura.

La Dulzaina y el Tamboril

Estos dos instrumentos han sido tradicionalmente los amenizadores de fiestas y de eventos de todo tipo. La dulzaina o gaita es un instrumento de viento de madera, con lengüeta doble y pertene a la familia del oboe.

De sonido potente, también es pariente cercano de la chirimía medieval o de la bombarda francesa.

El tamboril o caja es un tambor metálico con bordón en la parte inferior que potencia el redoble. Se toca con unos palos torneados llamados baquetas.

Ambos instrumentos, acompañados a menudo por un bombo, se usan para interpretar jotas, pasodobles, valses y demás ritmos.


 
 Alojamientos recomendados

    

Experiencias

  

Suscríbete al boletín

Comentarios