Solicitamos su permiso para aceptar el uso de cookies. OK | Más información

Escapada a Huelva

Valora este artículo
(1 Voto)

Relato de la escapada en autocaravana de nuestro compañero Juan


Viernes, 30 de Abril: RONDA-ARACENA. 217 Kms.

Tengo que decir que había citado a nuestros acompañantes y a mi mujer a las 18 horas con la sana intención de salir a las 19 h, pero como suele suceder en estos casos, no conseguimos hacerlo hasta las 20:10 minutos. En fin, no es la puntualidad una de las características que defina a los españoles, no.



Poco más hay que contar de esta etapa, sólo decir que sobre las 23 horas y después de una tranquila conducción, a la que coadyuvaron los elementos (no se movía una paja), llegamos a Aracena y nos fuimos directos a la ubicación que nos había fijado el navegador, léase 37°53'16"N /6°33'27"W.

Se trata de una zona  tranquila junto al Centro de Salud. Debo de puntualizar que moví la autocaravana unos metros hacia abajo, para situarla en un estacionamiento (pintado) junto a una farola encendida y frente a un bar que estaba cerrado. Me pareció que la nueva ubicación, al estar mejor iluminada, nos procuraría mayor tranquilidad.

Así fué. Después de tomar unas cervecitas, cenar y echar unas risas, pasamos una estupenda noche en este lugar de pernocta, que aprovecho para recomendar a todo aquel que tenga previsto venir por estos lares.

Sábado, 1 de Mayo: ARACENA-GALAROZA-ALMONASTER LA REAL-VALVERDE DEL CAMINO. 90 Kms.

Nos   levantamos   tempranito, sobre las 8 horas. Después del consabido aseo matutino, salí de la autocaravana a otear el horizonte. Se nos ofrecía un día espléndido, que estimulaba las ganas de pasar una jornada de solaz y ventura.  

Una vez ingerido un opíparo desayuno en la autocaravana, nos encaminamos a pié, a la entrada de la Gruta de las Maravillas. Todos suscribimos sin rechistar la descripción que sobre la Gruta encontramos en la web del Ayto. De Aracena: "La Gruta de las Maravillas", es un manantial de belleza inagotable, forjada por el tiempo sobre la propia naturaleza, con ayuda de elementos tan sencillos como el agua y la   piedra.

La gran extensión de sus lagos, la abundancia y variedad de formaciones, y la longitud de su desarrollo hacen de este complejo subterráneo un conjunto de gran belleza y vistosidad. Descubierta a finales del siglo XIX, fue en 1914 cuando se abre al público como la primera cueva turística de España.

El recorrido de la visita es de unos 1200 metros y el tiempo empleado es una hora aproximadamente. Merece la pena, merece mucho la pena, diría yo.

A continuación nos dispusimos a echarle un vistazo al pueblo. Debo deciros que Aracena no es sólo la Gruta, también es susceptible de visitar el Cerro del Castillo, la Iglesia Prioral y la Fuente de la Zulema.

Todo ello hace de este lugar un buen destino turístico, del que la mayoría de los visitantes guardarán  (guardaremos) un grato recuerdo. Gastronómicamente recomiendo la confitería-pastelería RUFINO, donde tuvimos la ocasión de degustar unos exquisitos dulces.

Después de tomar unas cañitas (yo, sin alcohol, por aquello de la conducción) en una bonita plaza céntrica de Aracena, nos fuimos a recoger la autocaravana y pusimos rumbo a Galaroza.

En este pequeño pueblo almorzamos en el Mesón la Casucha donde degustamos platos típicos de la tierra. Me habían dicho que Galaroza tenía un encantador conjunto de casas y por sus calles fluía un constante rumor de fuentes. No es exactamente así, no es que nos  decepcionase la visita, sino que probablemente habíamos situado demasiado altas las expectativas.



Después de la pequeña visita a Galaroza, pusimos rumbo a Almonaster la Real. Este pequeño pueblo nos encantó, todo el conjunto es de gran interés urbanístico.

Destaca su Mezquita del siglo X que está construida sobre una basílica visigoda del siglo V. Se trata de un conjunto histórico y artístico de un valor excepcional, por ser la única mezquita andalusí que se ha conservado casi intacta en España en una zona rural, conservando hasta nuestros días la sobriedad y el recogimiento propios de estas construcciones.



Encantados con la visita a Almonaster nos encaminamos hacia Valverde del Camino, donde algunos dieron un pequeño paseo por el pueblo y yo me quedé en el área de autocaravana, cargando y vaciando aguas.

Cenamos en la autocaravana y continuamos la sobremesa hasta altas horas de la madrugada. La pernocta en el área de autocaravana fue espléndida, léase, tranquila y silenciosa. Sin ningún tipo de problemas. La recomiendo, por tanto. (N 37º 34’ 52’’/ W 06º 45’ 05’’).



Domingo, 2 de Mayo: VALVERDE DEL CAMINO-PALOS DE LA FRA.-PUNTA UMBRÍA-RONDA. 320 Kms.

Sobre las 10 de la mañana y después de un copioso desayuno nos dirigimos hacia Palos de la Frontera para visitar el Monasterio de la Rábida. Mucho tiempo ha que ansiaba realizar esta visita y hasta estas fechas no la completé. El monasterio tiene 2.000 m² de extensión y es de planta irregular.

Erigido en los siglos XIV-XV, sobresalen por su interés artístico la iglesia gótico-mudéjar, las estancias decoradas con frescos de Daniel Vázquez Díaz, el claustro y el museo, donde se conservan numerosos objetos conmemorativos del Descubrimiento de América y una escultura de la advocación mariana bajo la que se encuentra el convento, Nª Sª de los Milagros o Santa María de la Rábida, imagen de estilo gótico del siglo XIII aproximadamente, realizada en alabastro.

En él se hospedó Cristóbal Colón años antes de partir hacia el Nuevo Mundo, cuando aún se encontraba preparando su proyecto. En este monasterio se encuentra enterrado Martín Alonso Pinzón, que falleció a los pocos días del regreso del primer viaje colombino. Asimismo, al regreso de alguna de sus expediciones de conquista, llegaron a este cenobio franciscano Hernán Cortés, Gonzalo de Sandoval y Francisco Pizarro.

Por estas razones forma parte destacada del itinerario histórico artístico conocido como los Lugares Colombinos.  Me gustó (nos gustó) mucho el monasterio. Coordenadas del monasterio: (N 37º12‘28.09 ‘’ / W 06º 55’ 33.30 ‘’).



Muy cerca de allí estaba el famoso Muelle de las Carabelas y, como no podía ser de otra manera, fuimos a olisquearlo. El Muelle de las Carabelas es un museo ubicado en Palos de la Frontera.

En él se encuentran las reproducciones de La Niña, La Pinta y La Santa María que se construyeron en 1992 para celebrar el V Centenario del descubrimiento de América. Con ese motivo se llevaron a cabo  todo  tipo  de  celebraciones.

Entre  ellas, España realizó una reproducción de las naves en las que Cristóbal Colón, los Pinzón de Palos de la Frontera, y el resto de la expedición, marineros de la zona como los Niños de Moguer, llevaron a cabo el viaje del descubrimiento  de  América.  Los tres navíos formaron parte de la Exposición Universal de Sevilla, aunque fueron parte de numerosas exposiciones a lo largo de Europa y América.

Tras participar en todo tipo de actividades (incluso en el rodaje de la película 1492: La conquista del paraíso), la Junta de Andalucía adquirió las réplicas, en el marco del proyecto Andalucía 92.

A raíz del mismo se proyectó la construcción de el Muelle de las Carabelas en el Paraje de la Rábida, que fue inaugurado en el año 1994 y está gestionado por la Diputación de Huelva. Visita imprescindible, de verás. Pasamos un rato muy agradable y muy ilustrativo a bordo de estas bonitas réplicas de tan célebres naos.



Poco más hay que contar, antes de regresar a Ronda, hicimos una breve parada en Punta Umbría donde, eso sí, degustamos una excelente mariscada en un populoso chiringuito de la zona.

Por cierto, aparcamos sin problemas en el Paseo Marítimo, delante del chiringuito en cuestión. No ví ninguna señal que prohibiera a nuestros vehículos ni el paso ni el estacionamiento.

Comentamos que no sería mala cosa venir un finde, a disfrutar de estas hermosas playas de finísima arena blanca.

Suscríbete al boletín

Comentarios