Solicitamos su permiso para aceptar el uso de cookies. OK | Más información

Dicen que ir de camping es de cutres

Valora este artículo
(4 votos)

Dicen que ir de camping es una forma de turismo destinado sólo a los “chaleteros pobres”, al “gitaneo”, a los “cebolletas” y a los jóvenes que, sin un duro para salir de viaje, van de tienda de campaña.

Esta es la imagen que se tenía (y sospecho que aún se tiene, aunque cada vez menos) de hacer campismo, por parte de los españoles. Pero ha cambiado la imagen de los campistas o sólo de los que se alojan en bungalows ?

Y para muestra, mirar lo que dice un completo gilipollas.

Según la Rae, cutre es:

"Que es pobre, barato, de mala calidad, de mal gusto, de aspecto descuidado o sucio."

"Que es tacaño o miserable."

De verdad, te sientes cutre como campista ?

Nunca he entendido esa necesidad de compararlo todo: es mejor la caravana o la autocaravana ?. Es mejor el hotel o el campig ?.

Pues es muy sencillo: depende. Depende de lo que busques y de lo que te guste. Punto, no hay más.

En Europa (parece que en España está empezando), el camping-caravaning no es sólo una forma de viajar; es, sobre todo, una forma de vivir.

     

Quienes nunca han probado a ir de acampada piensan que es una incomodidad; justo lo contrario de lo que piensan los campistas incondicionales que repiten año tras año.

Dormir a tan sólo 20 metros de la playa mientras escuchas las olas del mar desde la cama o desde el saco de dormir, o en una montaña, alejarse del bullicio de la ciudad, disfrutar de la familia sin horarios tiene su encanto.

Con estos argumentos, los campistas animan a los indecisos a hacerse con una tienda de campaña o con una caravana y a perderse en la naturaleza.

Últimamente, son muchos los que deciden agarrar sus bártulos e irse de camping. Con poco dinero y una tienda de campaña se pueden pasar unos días en primera línea de playa o en la montaña, y con todos los lujos de un apartamento.

España cuenta con buenos campings situados en la playa, en la montaña y en poblaciones, así como de áreas para autocaravanas.

Los campings son recintos divididos en zonas para los diferentes tipos de acampada: con tienda de campaña, con caravana, con camper, con autocaravana y en bungalows.

El espacio suele estar dividido en pequeñas parcelas individuales cercadas por arbustos, lo que le da una mayor intimidad para los usuarios, y con enchufes para conectar la electricidad.

       

En general, los campings cuentan con todos los servicios necesarios y las instalaciones suelen estar en perfecto estado. Los servicios más habituales son los de duchas, piscina, polideportivo, supermercado, bar y sala social, restaurante, etc., pero hay camping que cuentan, además, con lavandería, wifi, spa, programas de animación, etc.

Aunque hay programas y actividades para todas las edades, los niños son los que más disfrutan de esta forma alternativa de viajar.

La distorsión que se tiene sobre esta forma de viajar es tal, que me paso la vida dando explicaciones, a amigos y familiares, de por qué, nosotros, elegimos esta forma de viajar…

Un amigo, al que he estado machacando con el tema, terminó yendo a un camping en estas últimas vacaciones (para probar). Al volver, me dijo que le había gustado mucho. Le pedí que me relatara, por escrito, su experiencia en el camping y, más o menos, fue así:

“Unos días antes de semana santa aún no sabíamos a dónde iríamos de vacaciones. La verdad es que no teníamos nada pensado, ni planificado, pero al final, y por culpa (o gracias) a la insistencia de un amigo, decidimos que nos iríamos a un camping.

Nunca habíamos estado en uno y pensé que sería una buena oportunidad para que los niños lo conocieran (y nosotros).

     

No nos íbamos con tiendas de campaña ni con autocaravana. Nos íbamos a un bungalow. Nos tocó uno pequeñito, pero tenía todo lo que necesitábamos para dormir los 5; bueno era más bien una cabaña...

Yo no sabía muy bien qué nos íbamos a enconttrar porque debo admitir que tenía una idea un poco mala de los campings, pero para mi asombro reconozco que estaba equivocado.

Nosotros no utilizábamos las zonas de aseo comunes por estar en el bungalow, pero me di un paseo por los aseos y por las duchas, y observé que estaba todo impecable, muy limpio. Había hasta unos baños especiales para bebés, con una bañera alta, secador de pelo y espacio para cambiarlos.

La jardinería estaba muy bien cuidada y los árboles y las plantas adornaban la calle principal.

Mi mujer y yo pudimos disfrutar del buen tiempo, del descanso y de la compañía de la gente que conocimos en el camping. Pero los que mejor se lo pasaron fueron los niños.

Era como vivir en una pequeña ciudad pensada para ellos, pero sin el riesgo de una ciudad (tráfico, robos, etc.). Por la mañana se iban solos al supermercado a comprar el pan y la bollería del desayuno y estaban encantados.

Después de desayunar tocaba deberes, y qué mejor sitio que en la terraza del bungalow con el sol calentando y respirando el aire limpio.

El resto del día lo dedicabamos a hacer actividades que habían programadas para los niñ@s, y para los mayores: desde pintar huevos de pascua o torneo medieval para los pequeños, hasta partidos de baloncesto o tiro con arco para los mayores, spa, piscina, etc. y no bastaba con estar ocupados todo el día sino que, por la noche, organizaban una mini disco y un espectáculo.

Sin embargo, lo más importante para mi, es que conocieron a otros niños, por lo que el camping es un lugar ideal para socializar a los niñ@s.

Así que no creo que nuestra experiencia se quede sólo aquí, seguro que volveremos a ese camping y a otros diferentes.”

Es verdad que algunos autocaravanistas están cabreados con algunos empresarios de camping (y con razón) porque, por resumirlo, hacen una gestión de su negocio caciquista y corrupta (para ser justos, también hay algunos guarros incívicos que van en autocaravana, pero que no son autocaravanistas...); pero hay que reconocer que la gran mayoría de los empresarios de camping no son así y que, de hecho, muchos camping se están adaptando a las nuevas formas de entender este tipo de turismo: bungalows, espacios y servicios para autocaravanas, wifi, spa, y todo tipo de servicios que antes no se contemplaban.

De hecho, muchos autocaravanistas y campers, especialmente si van con niñ@s, están encantados de pasar unos días en estos campings...

Creo que se está produciendo un importante cambio de mentalidad por parte de la gente. Quizá, debido a la crisis, ahora empezamos a plantearnos si tener una segunda residencia es una buena idea y, de cara a la jubilación, si es mejor el sedentarismo o es mejor aprovechar la vida viajando, conociendo nuevos paisajes y paisanajes, etc.

No será mejor vivir el presente en lugar de embarcarnos en hipotecas absurdas ?

Para los que no habéis probado esta forma de viajar, os recomiendo que lo probéis. No tenéis nada que perder: si os gusta, habréis descubierto algo nuevo; si no os gusta, pues nada...

Carpe Diem…

Has probado hacer este tipo de turismo ?

Te recomiendo que lo pruebes...

Suscríbete al boletín

Comentarios