Solicitamos su permiso para aceptar el uso de cookies. OK | Más información

De ocio por Portugal Destacado

Valora este artículo
(1 Voto)

Cuando planeamos un viaje a Portugal, lo primero que nos viene a la mente son las playas del Algarve y las toallas. Pero Portugal ofrece muchas más posibilidades: una gastronomía fantástica, unos lugares naturales perfectos para el descanso y/o las actividades de aventura, interesantes fiestas populares, mágnífico patrimonio cultural, fiestas para los más jóvenes, música y tradiciones, etc.

Y, todas ellas dignas de ser visitadas y conocidas, en uno o en varios viajes.

Gastronomía de Portugal

Portugal, a pesar de mirar al Atlántico su gastronomía, que está basada en alimentos marinos, es más mediterránea de lo que parece.

Recibe notables influencias de la cocina española, árabe y también de las antiguas colonias portuguesas, haciendo de su gastronomía una amplia mezcla de sabores, aromas y de texturas.

Los tres productos esenciales de la dieta portuguesa son el trigo, el vino y el aceite, es decir, la llamada “dieta mediterránea”.

A los portugueses les encantan las aceitunas, comen bastante queso y utilizan, como base de casi todos sus platos, un sofrito de cebolla y de ajo.

Costumbres, todas, muy mediterráneas. Sin embargo, la hierba nacional es el cilantro. El jengibre y los chiles ponen el toque exótico en algunos platos como el popular pollo “piri-piri”, que se adereza con esta salsa (frango da Guia) elaborada con pimientos picantes, que también acompaña de maravilla a los pescados a la brasa.

Si tuviéramos que diseñar un menú portugués estos serían los platos que no podrían faltar pero, ojo a la hora de pedir en el restaurante, porque las raciones son tamaño XXL.

Para abrir boca

Queso, aceitunas, mantequilla y aceite

El queso podría ser de la sierra de la Estrela, una torta cremosa de queso de oveja, que se envuelve en un paño mientras está tierna.

Pero también el famoso queso de San Jorge que se produce en las islas Azores con leche de vaca, de fuerte aroma y sabor ligeramente picante, o el de Castelo Branco, un queso suave de leche de vaca, untuoso e intenso.

Las aceitunas, verdes o negras, se sirven casi siempre aliñadas y es habitual utilizarlas en la cocina, como un ingrediente más.

Las mantequillas portuguesas son de muchísima calidad. Untada sobre el pan, que también es magnífico, sobre todo en las regiones del norte, es una verdadera perdición.

Lo mismo sucede con el aceite de oliva, uno de los productos (junto con los vinos) que Portugal exporta.

De primer plato

En la mesa portuguesa nunca falta la sopa. La más popular de todas tal vez sea el “caldo verde”, considerado el plato nacional luso, más habitual en los hogares que el propio bacalao.

Se elabora con patatas, cebolla, ajo, aceite de oliva, chorizo y una col que recibe el nombre de “couve galega”.

Açorda à alentejana: Esta es una sopa bastante conocida en el Alentejo que se prepara con migas de pan, huevos escalfados y cilantro, aunque a veces puede llevar sardinas o bacalao.

Francesinha: Este plato es parte de la gastronomía moderna de Portugal y es muy popular en Oporto.

La Francesinha es un sándwich grande con diversas capas con carne, jamón, salpicón, huevo y a veces tocino, cubierto por queso derretido y una salsa de tomate, cerveza y chiles picantes.

Se sirve con patatas fritas pero es su salsa ligeramente picante lo que le da su asombroso sabor. Definitivamente, debes probarla, cualquiera que sea su versión.

Del mar

La estrella es el bacalao (bacalhau), que, aunque no se pesca en el litoral, se consigue en los bancos de Atlántico Norte.

Hay un dicho portugués que dice que hay 365 formas diferentes de cocinarlo.

Las recetas más populares son: Bacalhau à Brás o dourado (con patatas fritas y huevo), Bacalhau à Gomes de Sá (al horno, con patatas y huevo cocido), a las natas (cocinado en nata) y las pataniscas (buñuelos), Bacalhau a la Lagareiro (servido con patatas al ajillo y aceite de oliva llamadas patatas al golpe (batatas a murro).   

Hay platos donde el pescado se prepara como un filete de bacalao salado y en otros platos, el pescado se presenta en finas lonchas y se transforma en un fenomenal pastel de pescado que se finaliza en el horno.  

     

Las sardinas y los salmonetes son los favoritos de los lisboetas, mientras que en el pulpo es la debilidad de todo el país.

Las sardinas se sirven tradicionalmente en las barbacoas, en restaurantes junto a la playa y en las fiestas, como por ejemplo en los días 23 y 24 de junio por el São João en Oporto, donde se acompañan con patatas y pimientos a la parrilla.

Además de la famosa sardina, hay una gran variedad de pescados y de mariscos frescos disponibles en Portugal, como los berberechos, mejillones, almejas, cangrejos y gambas.

También podrás encontrar la lubina, la dorada, el cherne y un montón de otros pescados frescos y, aunque por lo general son opciones más caras, son muy ricos cuando te los preparan asados con sal, ajo y un poco de aceite de oliva, o preparados en unas salsas muy sofisticadas dependiendo, del restaurante que elijas.

En el sur triunfan los espetos, brochetas en las que se insertan los pescados troceados para asarlos sobre brasas.

Otro famoso plato de marisco son las almejas a la Bolhão Pato.

Se trata de un plato típico de verano en el que las almejas se cuecen al vapor en un caldo ligero con aceite de oliva, ajo, vino blanco, cilantro, limón y pimienta.

Este plato es uno de los favoritos en los restaurantes de playa, donde te ponen las cazuelas en la mesa para que puedas mojar el pan en la salsa. 

Las caldeiradas del Norte y las cataplanas del Sur, son guisos de pescados y de verduras.

De la tierra

El cerdo es el tótem de la cocina de interior. De Norte a Sur del país se utiliza. Se emplea todo, desde el hocico al rabo, ya sea fresco, curado o en embutidos.

El plato de cerdo más popular es el cerdo a la alentejana, guisado con almejas y patatas, una suerte de “mar y montaña” que pone de manifiesto la afición de los portugueses por el marisco.

Otro plato muy popular, sobre todo en el centro del país, es el Leitão de Bairrada (cochinillo de pocos meses) asado en el horno.

Este plato se sirve por todo Portugal, incluso en las bodas, pero el más popular viene de la región de Bairrada, del pequeño pueblo de Mealhada.  

El método más tradicional consiste en asar cochinillos con un peso entre los 6 a los 8 kg, que se han criado con una dieta de bellotas.

La carne se frota antes de cocinar con ajo, grasa de cerdo, sal y pimiento y, luego, se pone en el asador durante unas dos horas, a menudo en hornos de leña, incluso con leña aromática como el eucalipto y vides.

Cozido à portuguesa: Para muchos este es considerado el más tradicional plato portugués.

Hay muchas maneras distintas de confeccionarlo y estas varían de región a región, aunque los ingredientes se basan generalmente en carne de res, cerdo, pollo y chorizos, con frijoles, garbanzos, patatas, nabo, repollo, zanahoria y arroz.

La carne es cocida en una olla a presión con muy poca grasa y, por etapas, se añaden las verduras y los chorizos.

El caldo de la carne se reserva para cocinar el arroz. Es un plato sabroso y, a pesar de todos los ingredientes, es bastante ligero de digerir.

Feijoada: Como su nombre indica, la popular feijoada es considerada como un plato nacional y se prepara a base de frijoles, carne de cerdo y, a veces, se acompaña con arroz y naranjas.

Este es un plato que tuve su origen en las regiones de Tras-os-Montes y del Douro, donde se usan respectivamente los frijoles rojos o los blancos.

El cerdo es cocido en una salsa de tomate, zanahorias y repollo a la que se añaden chorizos típicos y tocino.

Migas à alentejana: Las migas a la alentejana es uno de los platos más populares de la región del Alentejo, se prepara friendo la carne de cerdo primero y luego, en la grasa restante, se añaden trozos de pan.

Alheira es un embutido típico de la cocina portuguesa cuyos principales ingredientes son la carne de pollo, de cerdo, pan, aceite de oliva, sala, ajo y paprika. La carne de caza, de res, pato, pimientos y el jamón, también se utilizan.

Tiene la forma de una herradura y está hecho de tripa de cerdo rellena con una fina pasta de carnes y de pan picados. 

La alheira puede ser cocinada en la barbacoa, frita en su grasa o, parcialmente cocida y terminada en el horno.

A menudo se sirve con arroz y patatas fritas pero, lo más tradicional, es servirla con verduras cocidas o salteadas.

La nota golosa del postre.

La repostería de Portugal es variada y excelente, por lo que hay, literalmente, centenares de postres: desde pasteles, tartas, mousses, pudines y riquísimas mesclas de huevo con azúcar para comer con cuchara.

Sin duda, los más populares son los pasteles de nata de Belén: tartaletas rellenas de crema de huevo gratinada.  

No menos deliciosas son las quesadas de Sintra (con una chispa de sal); los huevos moles de Aveiro; el pudding del Abade de Priscos (típico de Braga) o el fig cheese (un pastel de higos y nueces, que no tiene nada de queso a pesar del nombre).

Cultura portuguesa

Hace miles de años, el territorio actualmente ocupado por Portugal ya se encontraba habitado, por lo tanto, esta dilatada historia se refleja en una cultura particular, que resulta de la unión de los distintos pueblos que se establecieron y de aquellos que los portugueses fueron encontrando a lo largo de sus viajes de los Descubrimientos.

Esta cultura se encuentra en las aldeas y en las ciudades, en los monumentos y en las tradiciones (a las que se fueron sumando influencias que los portugueses aplicaron con creatividad).

Y el mar, siempre tan presente, también moldeó su personalidad y les llevó más allá del continente europeo, permitiéndoles aprender del resto del mundo.

El fado con su guitarra portuguesa, el folclore, los azulejos, la literatura, el arte manuelino o el cante alentejano son algunas de las manifestaciones y símbolos auténticos de la tradición portuguesa.

Artesanía

La tradición portuguesa en artesanía es muy diversificada y valiosa. Región a región, los artesanos portugueses dan un nuevo aire a materiales como la cerámica, los metales, el vidrio, los tejidos y los azulejos, entre otros.

De entre las innumerables áreas de artesanía existentes podemos destacar los encajes y bordados, los hilados, los tejidos, la cestería, la tapicería, la cerámica, la joyería, etc.

 

Museos y monumentos recomendados:

Palácio e Quinta da Regaleira,   Castelo de Almourol,   Igreja de São Francisco – Porto,   Palácio Nacional e Convento de Mafra,   Mosteiro dos Jerónimos,   Santuário de Nossa Senhora de Fátima,   Torre de Belém,   Mosteiro de Santa Maria da Vitória - Batalha,   Museu Nacional dos Coches,   Mosteiro da Serra do Pilar,   Santuário do Bom Jesus do Monte,   Casa de Mateus,   Palácio Nacional da Pena,   Palácio Nacional de Sintra,   Castelo de São Jorge,   Mosteiro de Alcobaça,   Santuário de Nossa Senhora dos Remédios,   Padrão dos Descobrimento, Museu Nacional do Azulejo,   Palácio Nacional de Queluz,   Palácio Nacional da Ajuda.

 

 

De festivales por Portugal

Si lo que te va, son los festivales de música, Portugal tiene una buena oferta musical:

Festival Paredes de Coura

La villa portuguesa de Paredes de Coura (a 50 km de Vigo) acoge al decano de la escena lusa. El Festival Paredes de Coura es una apuesta clara por la música alternativa nacional e internacional.

Pixies, P.J. Harvey, Morrisey, Arcade Fire, Calexico, Bombino, Hot Chip, Belle and Sebastian, Alabama Shakes, Delorean y John Talabot iluminan las últimas ediciones.

Milhões de Festa

Todavía en el norte portugués, nos acercamos a Barcelos, ubicado entre la ciudad de Braga y la Costa Verde, el tramo de litoral que liga la frontera gallega y Oporto.

El último cartel de Milhões de Festa cuenta con más de 50 bandas y su propuesta es el riesgo: nuevos sonidos y figuras emergentes, tanto portuguesas como del resto del mundo.

Despuntan figuras como Austra, Orange Goblin, Adorno, Killing Frost y The Partisan Seed. Todo frescura.

Optimus Primavera Sound

Oporto, ciudad de cuestas adoquinadas, buenos vinos, el Duero en todo su esplendor y música underground.

Oporto acoge la edición lusa del festival Primavera Sound. Suede, Wilco, Yann Tiersen, The XX, Nick Cave, Blur, Dinosaur Jr., Explosions in the Sky, The Breeders, Do Make Say Think y Los Planetas han dado brillo a su cartel.

Si vas a Oporto en otra estación que no sea la primavera, échale un vistazo al cartel de la Casa da Música.

Este original edificio vanguardista, nutre a la ciudad de la mejor música internacional todo el año.

Optimus Alive

El Optimus Alive de Lisboa no tiene nada que envidiar al mítico festival de Coachella, el evento que reúne a tantas celebrities hollywoodienes en los aledaños como buenas bandas de música indie en el escenario.

Desde 2007, por el Optimus Alive han pasado talentos como Bob Dylan, Neil Young, Green Day, Depeche Mode, The Cure, Radiohead, The Stone Roses, Pearl Jam, LCD Soundsystem, Alt-J, Kings of Leon, Phoenix o Tame Impala.

Festival de Sintra

Sintra, la 'Vila Velha', la ciudad de los palacios y de los bosques encantados que Lord Byron describió como uno de los lugares más encantadores de Europa.

Este escenario alberga el Festival de Sintra, que cada verano apuesta por jóvenes intérpretes de elevado talento artístico para homenajear a los grandes compositores de la historia, genios como Giuseppe Verdi, Richard Wagner y Charles-Valentin Alkan.

Super Bock Super Rock

En la Praia do Meco, en Sesimbra, a unos 40 km al sur de Lisboa, se da cita en julio a otro veterano. El Super Bock Super Rock presume de su condición de festival rockero.

Hablamos de formaciones como Muse, Metallica, The Strokes, Arctic Monkeys, The Killers, Kaiser Chiefs, Queens of the Stone Age y Manuel Fúria E Os Náufragos, por citar algunas.

Festival Músicas do Mundo de Sines

Sines, localidad del Alentejo Litoral que, año tras año, acoge al festival de músicas del mundo más grande de Portugal y, uno de los más importantes de Europa.

Tras quince ediciones, se ha convertido en una cita veraniega ineludible para los amantes de la música tradicional, folclórica, popular, étnica y de raíces.

En su cartel brillan artistas como Rokia Traore, Femi Kuti, Hermeto Pascoal, Trilok Gurtu y Rachid Taha.

Festival do Sudoeste

Zambujeira do Mar, en el litoral del Alentejo. Tranquila hasta que empieza el Festival do Sudoeste.

Cinco días y varios escenarios para un macrofestival que ha evolucionado hacia la música más comercial y un cartel ecléctico donde caben Pitbull y Fatboy Slim, David Guetta y Eddy Veder, Luciano y Calle 13.

Festival Internacional de Jazz de Angra do Heroísmo

Islas Azores, aproximadamente 1.500 kilómetros al oeste de Lisboa y llegamos al jazz.

Cada otoño se celebra en Angra do Heroísmo (capital de Isla Terceira) el interesante festival AngraJazz, por cuyos escenarios han pasado más de 400 músicos.

La villa se transforma en un jazz club bajo el cálido swing de formaciones como Dave Holland Quintet, Dave Douglas Brass Ecstasy o el piano de Chano Domínguez.

Por la naturaleza portuguesa

Si lo que te gusta es la naturaleza, Portugal, aunque es un país pequeño, sin embargo, concentra paisajes y especies tan diferentes, que harán que tu viaje, por corto que sea, resulte un placer lleno de descubrimientos.

De las imponentes montañas a las amplias planicies, de las playas de extensos arenales en los que las olas se deshacen lentamente a la recortada costa bañada por el agitado mar, el país tiene de todo un poco.

Algunos de estos lugares son verdaderos santuarios que se conservan intactos desde el principio de los tiempos.

Y, en muchos de ellos, habitan especies poco comunes de flora y fauna que aquí encuentran las condiciones ideales para su desarrollo.

Podemos conocerlos dando un paseo de observación y de contemplación o, segregando adrenalina, con deportes y actividades de aventura.

Muchas de estas zonas, que se encuentran protegidas para que mantengan su biodiversidad, están catalogadas como parques y reservas naturales:

De entre todas ellas destaca Peneda-Gerês, la única catalogada como parque nacional.

Se encuentra situada en el noroeste de Portugal y cuenta con deslumbrantes paisajes entre montañas y presas, en las que se crían especies únicas como el caballo salvaje garrano o el perro de Castro Laboreiro.

Aquí, al igual que en el Parque de Montesinho, se mantiene el modo de vida rural, con aldeas comunitarias en las que su gente comparte tareas y equipamientos.

Un poco más abajo, en el Parque Natural de Alvão, los ríos discurren entre rocas y peñascos, con espectaculares cascadas como las de Fisgas de Ermelo.

Al este, el río que sirve de frontera con España da nombre a otro parque, el Douro internacional, cuyos profundos valles forman desfiladeros en los que anidan aves de rapiña como el alimoche.

Muy cerca se encuentra otra zona protegida, la Albufeira do Azibo, que también resulta ideal para la observación de aves y para pasar unos momentos de ocio en sus playas fluviales.

Pero si prefieres el estimulante mar, en el Parque Natural del Litoral Norte encontrarás una sucesión de playas y de dunas que rivalizan con la Reserva Natural de las Dunas de São Jacinto, en el que también encontramos muchas aves acuáticas.

En esta región, el Centro de Portugal, hay otros parques que vale la pena visitar.

El mayor es el de la sierra de la Estrela, de imponentes macizos en los que se sitúa el punto más alto de Portugal continental.

Entre laderas y lagunas, ofrece múltiples propuestas para las más variadas actividades deportivas, tanto estivales como de invierno: rutas a pie y en bicicleta, escalada y piragüismo, etc.

En la sierra de Malcata se esconde el lince ibérico y, en la sierra de Açor, entre la frondosa vegetación característica de estas serranías, hay aldeas que recuerdan un belén, por la disposición de sus casas de esquisto y pizarra.



En los paúles de Arzila y de Boquilobo reinan las aves acuáticas, entre las que destacan las garzas: la imperial en el primero y la blanca en el segundo.

En la Reserva Natural de las Berlengas, un pequeño archipiélago en estado casi salvaje, sólo las omnipresentes gaviotas rompen la tranquilidad más absoluta.

Y, en las sierras de Aire y Candeeiros, cuyo interior esconde grutas con sorprendentes formaciones, viven murciélagos de las más diversas especies.

Cerca de Lisboa, a la orilla del mar, se encuentran otros dos parques naturales de belleza deslumbrante: Sintra-Cascais, con playas y vegetación exuberantes, en las que se integran fincas y palacios, y Arrábida, una armonía de colores, en las que la sierra, con su verde manto, alterna con los acantilados de caliza blanquecina y los innumerables tonos azulados del océano.

En el acantilado fósil de Costa de Caparica, las escarpas esculpidas por la erosión adoptan tonos dorados, especialmente durante la puesta de sol.

Y, en los estuarios de los ríos, la fauna te regala las imágenes más espectaculares, tanto en el Tajo, con los flamencos de plumaje rosado, como en el Sado, con los delfines y las cigüeñas blancas.

Más al sur, las lagunas de Santo André y de Sancha también cuentan con un variado conjunto de ecosistemas.

En el Alentejo, destaca la sierra de São Mamede, cuya altitud y vegetación son poco habituales en esta zona del país y, al oeste, la joya de la corona es el Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina, uno de los tramos de costa mejor conservados de Europa.

En el Parque Natural del Valle del Guadiana, el río transcurre, a veces, entre estrechas orillas para, más al sur, en el Algarve, explayarse por esteros y canales en la planicie de las marismas de Castro Marim y Vila Real de Santo António.

Ria Formosa se extiende a lo largo de 60 km en un laberinto de canales, marismas e islas que sirven de barrera con el mar y, gracias a ellos, el este del Algarve te regala un paisaje de extraordinaria belleza.

Fiestas populares de Portugal

En Portugal, encontramos un variado folklore, rico y diverso. Algunas de las fiestas te serán conocidas, otras extrañas y sorprendentes, pero todas tienen un vínculo común: la relación con la gastronomía de Portugal.

Enero - Febrero:

Carnaval: El Carnaval tiene una gran relevancia en Portugal y es celebrado por todo el territorio, siendo las mayores celebraciones en Loulé, Ovar, Torres Vedras, Viana Do Castelo y en la isla de Madeira.

Festival Internacional del Chocolate (14-28 de Febrero.): Tiene lugar en el municipio de Óbidos. Es un festival dedicado al chocolate, al cacao y a los artistas que se dedican a trabajar con ello.

Fantasporto (finales de Febrero): Festival internacional de cine de fantasía, terror y películas alternativas. Tiene lugar en la ciudad de Oporto.

Marzo - Abril:

Semana Santa: Durante esta semana encontrarás numerosas procesiones por todo el país, con las que se celebra el día de Pascuas. Destacan estas fiestas en la ciudad de Braga.

Ovibeja (último fin de semana de abril): Es una fiesta dedicada a la agricultura y a la ganadería.

Destaca por la presencia de varios artistas y actuaciones, así como por los diferentes puestos de artesanía y comida tradicional portuguesa.

Mayo:

Feira das Cantarinhas (2-4 de Mayo): Es una importante fiesta dedicada al arte, que se realiza en el extremo norte del país, en Bragança y Tras-os-Montes.

Queima das Fitas (primera semana de Mayo): Se trata de una semana dedicada a la vida universitaria.

La más famosa se celebra en la localidad de Coimbra, donde tienen lugar procesiones diarias de carrozas, misas, conciertos y muchas otras actividades.

Esta festividad se celebra en todo el país, pero las fiestas más relevantes son las de Lisboa, Oporto, Braga, Setúbal y Faro.

Festa das Cruzes (primera semana de Mayo): Es una festividad que se realiza en la localidad de Barcelos. Una fiesta de banderas, flores y conciertos al aire libre.

Festa do Mar (primer fin de semana de Mayo): Se trata de una procesión marítima donde coloridos barcos ornamentados con flores salen en honor a los santos patronos de los pescadores de Nazaré, en Estremadura.

Peregrinação a Fátima (12-13 de Mayo): Para los creyentes.Cientos de miles de personas visitan Fátima para conmemorar la aparición de la Virgen ocurrida en 1917. Esta procesión es repetida los días 12 y 13 de Outubre.

Feira do Alvarinho (finales de Mayo): Esta festividad dura cinco días y se realiza en homenaje al exquisito Vino de Monção. En esta fiesta podrás probar el vino y la gastronomía portuguesa, acompañado con buena música, conciertos en directo, bailes populares, etc.

Junio:

Festa do Fado: Esta festividad tiene lugar en Castelo São Jorge, en Lisboa, durante el mes de Junio. En ella podrás disfrutar del mejor fado portugués de forma gratuita.

Festa do Corpo de Deus: Se trata de las fiestas del Corpus Christi de Portugal. Tienen lugar en Monção, Minho. En ellas, se realizan muchas procesiones religiosas y una feria medieval.

Vaca das Cordas & Corpus Christi: Es una festividad que se celebra desde hace siglos en Ponte de Lima. En ellas, los jóvenes realizan corridas de vaquillas al aire libre.

Es seguida por las festividades del Corpus Christi, donde tienen lugares varias procesiones religiosas y las calles se decoran con flores.

Festas de Santo António (12-13 de Junio): Se trata de una fiesta popular muy animada que se celebra en Lisboa, en el barrio de Alfama. Durante la noche podrás disfrutar de música, danza, vino y sardinas.

Festas de São João (23-24 de Junio): Es una de las fiestas más populares de las localidades de Oporto, Braga y Vila do Conde donde, además de una gran cantidad de sardinas, juegan a pegarse con martillos de plástico.

Feira Nacional da Agricultura (finales de Junio): Es una fiesta anual que se celebra en el concejo de Santarém. En ellas, se realizan carreras de caballos y muchas actividades para niños.

Julio:

Mercado Medieval: Ponte tu armadura y dirígete a las murallas de Óbidos, donde todos los tipos de tradiciones y costumbres medievales son recreados en una de las mayores ferias de Portugal.

Agosto:

Festas de Cidade e Gualterianas (primer fin de semana del mes): Es una fiesta que tiene lugar en Guimarães, Minho, con danzas folclóricas, conciertos de rock, fuegos artificiales y concursos.

Festival do Marisco (Mitad de Agosto): Este festival de marisco se realiza todos los años en Olhão, Algarve. En ella podrás degustar algunos de los platos típicos como “a caldeirada” y “a cataplana” acompañado, siempre, de buena música.

Feira de São Mateus: Es una de las mayores fiestas nacionales: con música, comida típica y fuegos artificiales. Tiene lugar en Viseu.

Septiembre - Octubre:

Nossa Senhora da Nazaré (8 de Septiembre): Es una de las mayores festividades religiosas del país. En ella, se realizan danzas folclóricas y procesiones.

Noviembre - Diciembre:

Feira de São Martinho (primera quincena de Noviembre): En el corazón de la capital de Cavalo, Golegã, Ribatejo, tiene lugar importantes concursos ecuestres, fiestas nocturnas, etc., todo ello acompañado de castañas y Agua pé (un tipo de aguardiente).

Véspera de Ano Novo (31 diciembre): El año nuevo es siempre bien recibido por todo el país. Destacan las celebraciones en la isla de Madeira.

Para más información, mira en la Agenda.

   

 

   

Suscríbete al boletín

Comentarios