Solicitamos su permiso para aceptar el uso de cookies. OK | Más información

Viaje a Lisboa en autocaravana

Valora este artículo
(2 votos)

Nuestro país vecino es, a menudo, un gran desconocido. De punta a punta, Portugal ofrece numerosos lugares que merece la pena visitar. Entre ellos destaca Lisboa, a menudo considerada como uno de los mejores destinos europeos a visitar.

Puedes conducir hasta Lisboa en tu propio vehículo o elegir el alquiler de autocaravanas allí mismo tras llegar en avión o tren.

La capital de Portugal: Lisboa

El sitio ideal para comenzar tu visita a Lisboa es la gran Plaza do Comercio, conocida por estar abierta al río, por sus edificios amarillos y por la imponente puerta de piedra.

En esta plaza verás tus primeros tranvías amarillos. Pasando a través de la puerta accederás al Barrio de la “Baixa”, la parte baja que comienza tras la Plaza do Comercio. Debes visitar las plazas de Figueira, do Rossio y la Plaza de los Restauradores.

No te puedes perder el popular barrio de L’Alfama. Aquí se encuentra el Castillo Sao Jorge, un castillo medieval magnífico que ofrece una vista sorprendente de la ciudad.

L’Alfama ofrece una atmósfera tranquila y bohemia, el mejor lugar de Lisboa para asistir a un espectáculo de fado. No muy lejos, se encuentra el barrio da Graça, conocido por su mirador.

Otra zona que destaca de Lisboa es el “Barrio Alto”, el barrio bohemio de la ciudad. Aquí podrás encontrar bares de ambiente y discotecas que atraen tanto a lisboetas como a turistas.

Se accede fácilmente con el ascensor de Santa Justa, una magnífica estructura de hierro que permite pasar de la parte baja a la parte alta de la ciudad sin cansarse. Te recordamos  que Lisboa está construida sobre 7 colinas. De modo que, está llena de rampas y de calles empinadas, los ascensores y tranvías ayudan a salvar los desniveles, pero acuérdate de llevar calzado cómodo.

Gracias a las colinas en Lisboa existen decenas de miradores, auténticos tesoros que no puedes perderte.

¿Dónde aparcar la autocaravana en Lisboa?

Para disfrutar tranquilamente de Lisboa, puedes aparcar tu autocaravana en el barrio de Belém, a menos de 6 km del corazón de Lisboa. Hay plazas de aparcamiento frente a Tage desde donde además, tendrás vistas al Cristo Rey y al puente 25 de Abril (el que se parece al Golden Gate de San Francisco).

Para ir desde Belém a Lisboa coge el típico tranvía amarillo de la capital, “O eléctrico”, te llevará al centro de Lisboa en 15 minutos.

Visitas alrededor de Lisboa

Belém

Si aparcas la autocaravana en esta zona, como te recomendamos, podrás visitar la zona a pie y disfrutar de la brisa del río. En Belém, encontrarás museos y monumentos maravillosos.

La principal atracción es la Torre de Belém, una preciosidad de piedra blanca desde la que partían los marinos y descubridores. Junto al río, también está el Monumento a los Descubrimientos, donde podrás ver las rutas que recorrían los navegantes portugueses en los siglos XV y XVI.

El último monumento de Belém que no puedes perderte es el Monasterio de los Jerónimos, el claustro es precioso y es un buen ejemplo del estilo manuelino.

Por último, no puedes pasar por este barrio y no comer un Pasteis de Belém, un pastel delicioso de nata sobre una base de milhojas. Los encontrarás en cualquier ciudad de Portugal pero la receta original es de aquí.

Sintra

Si eres un amante de la naturaleza, en tu hoja de ruta no puede faltar Sintra, sobre todo, si vas en primavera o en verano, ya que es el mejor lugar de la zona para estar a la fresca gracias a sus densos bosques.

La arquitectura de Sintra es de estilo colonial principalmente, aunque también se ven influencias de Brasil, Marruecos, India y China, ¡ahí es nada!.

El Palacio da Pena, que se puede ver a lo alto de la sierra, es una mezcla de estilo árabe, barroco, gótico, renacentista y manuelino. Vale la pena visitarlo para disfrutar de sus colores y de las vistas desde los grandes balcones.

Los otros monumentos que no puedes perderte de Sintra son la Quinta da Regaleira, el antiguo Palacio Real de Sintra y el Palacio de Montserrate.

Suscríbete al boletín

Comentarios